Testamento Ológrafo en Orihuela

Testamento ológrafo en Orihuela-Andrés AniorteSe entiende por testamento ológrafo en Orihuela el que el testador escribe por sí mismo con los requisitos que establece el Código Civil. Es un testamento simple de otorgar, pues no requiere ninguna formalidad, es decir, no exige la intervención de Notario en el momento de realizarlo. Además, el testador no incurre en ningún costo en el momento del otorgamiento, y puede mantener secreto su contenido, y puede ser una salida para enfermos que no pueden desplazarse a una Notaría y cuando no da tiempo para que se desplace el Notario.Pero, para beneficiarse de las ventajas es necesario que el documento cumpla los requisitos que se mencionan a continuación, por lo que en la práctica no es muy frecuente (aproximadamente un 1 % de la totalidad de los testamentos que se realizan).

En contraposición, tiene algunos inconvenientes como las posibilidades de su adulteración, pérdida, destrucción, que nunca llegue a encontrarse o la posibilidad de incurrir en errores jurídicos por parte del testador, como no respetar las legítimas, algunos de los cuales pueden ser de carácter fundamental, y, al menos, dificultar la partición de la hereditaria. Sin embargo estos inconvenientes pueden ser subsanados con que el oportuno asesoramiento jurídico por parte de un abogado especializado en Derecho de sucesiones.

Por otro lado, para evitar que nunca llegue a encontrarse es aconsejable que tras la redacción, el testador indique a alguien el sitio donde se encuentra guardado o se lo entregue a alguien para su custodia. 

Requisitos del Testamento Ológrafo en Orihuela

La falta de cualquier requisito hace que el testamento ológrafo sea nulo.

En primer lugar, es esencial que del texto del testamento resulte claro que el otorgante está haciendo un testamento, con independencia de la fórmula que use en este sentido. Como modelo de testamento ológrafo aún se cita la primera carta de novios de Matilde, fechada el 24/10/1915 y dirigida a Pacicos, que el Tribunal Supremo en Sentencia de 8/06/1918 validó como testamento ológrafo. En la carta se señala el lugar y fecha en que se escribió. A continuación se dirige a su novio y le dice que en esa su primera carta de novios va su testamento, todo para él, todo, para que la quisiese siempre y no dudase de su cariño.

Este tipo de testamento únicamente puede otorgarse por personas mayores de edad. Deberá estar escrito en su totalidad por el testador, de su puño y letra, y firmado por éste. Por tanto, quienes no sepan leer y escribir, no pueden otorgar testamento ológrafo. Debe destacarse que están excluidos los medios mecánicos o fonográficos.

Testamento Ológrafo en Orihuela

Hace seis meses llegaron al despacho Gustavo U.P y su esposa Marta. Recientemente había fallecido el tío de Don Gustavo quien había otorgado varios testamentos. El tío de Don Gustavo, era soltero y no tenía descendientes ni ascendientes, pero contaba con 15 sobrinos, y un importante patrimonio de 2.567.321,89 €. Desde la muerte del tío de Don Gustavo, los herederos se habían reunido varias veces con el albacea, nombrado en el último testamento abierto otorgado ante Notario, para la partición de la herencia. Entre los papeles del tío de Don Gustavo éste encontró un nuevo testamento, firmado de puño y letra de su tío. Dicho testamento mejoraba la posición de Don Gustavo en la sucesión, al legarle importantes bienes concretos por valor de más de 1.500.000 €, y era de fecha posterior al último testamento abierto otorgado ante Notario. Don Gustavo y su esposa querían conocer la legalidad del testamento que habían encontrado y las consecuencias para la división de la herencia. Cierto es que un testamento posterior deroga los anteriores, pero el documento que me mostraron, estaba escrito a máquina, por lo que tuve que informar a Don Gustavo y a su esposa de que el presunto testamento ológrafo era nulo, por no estar escrito de puño y letra del testador. Con ello, Don Gustavo no pudo beneficiarse de los bienes que en el último testamento le había dejado su tío, ni pudo cumplirse la última voluntad del tío por un error de forma que invalidaba el documento como testamento ológrafo. Por tanto, hay que recordar la importancia del formato del testamento ológrafo.

La firma debe ser la firma habitual del testador.  No es posible firmar con la huella dactilar, ni hacer constar la expresión de que no se sabe o no se puede firmar. Tampoco puede firmar un testigo por el testador como ocurre en otras modalidades de otorgamiento de testamentos.

Es también esencial la expresión de la fecha en que se otorgue, con mención del año, mes y día. La fecha debe ser también autógrafa, y su falta provoca la nulidad el testamento.

En el caso de que hubiese palabras tachadas, rectificadas o entre renglones, el testador ha de validarlas con su firma. Es recomendable, para mayor claridad, que se indiquen antes de la firma las tachaduras válidas. Por ejemplo, la tercera palabra de la línea cuarta y la segunda palabra de la línea séptima son válidas.

En general, la firma solo da valor a lo que antecede a la misma, por lo que si el testador escribe algo después de la firma, debe realizar otra al final del documento. (No es necesario firmar cada hoja del testamento).

Conviene insistir que, sin perjuicio de la importancia de los requisitos mencionados, la normativa española sobre las legítimas hace recomendable un buen asesoramiento profesional para hacer testamentos, y más, si se pretende hacer otro tipo de disposiciones como fijar condiciones o modos, o hacer sustituciones o fideicomisos. 

Lo que se persigue con el establecimiento de todos los requisitos anteriormente mencionados es evitar que cualquier persona distinta del testador modifique el testamento después de su otorgamiento.

Para que la voluntad del testador expresada en este tipo de testamento se tenga como pública y produzca todos sus efectos es necesario que sea protocolizado antes del transcurso del plazo de cinco años desde la muerte del testador.

El Testamento Olografo en Orihuela debe ser custodiado

Protocolización del testamento ológrafo

Estos trámites pueden generar considerables gastos para los herederos.

Debe presentarse por parte de la persona que lo tenga en su poder, o cualquiera que tenga interés en el testamento,al Juez de primera instancia del último domicilio del testador, o al del lugar de fallecimiento, dentro del plazo anteriormente mencionado, acreditando asimismo el fallecimiento del testador. Sí quien lo presenta es la persona en cuyo poder se encuentra el testamento ológrafo,la ley marca un plazo de 10 días desde que tenga conocimiento de la muerte del testador, siendo responsable en caso contrario de los posibles daños y perjuicios que puedan derivarse del retraso.

El Juez previa citación de cónyuge supérstite, descendientes, ascendientes, y, en su caso, los hermanos del testador procederá a la apertura del testamento. A continuación 3 testigos tendrán que adverar la letra y la firma del testador. Determinada por el Juez la identidad y la validez del testamento ológrafo, procederá a ordenar su protocolización ante el Notario que corresponda. El Notario facilitará a los interesados las copias o testimonios que procedan. Si el Juez no validase el testamento, los interesados podrán promover las acciones legales correspondientes.

En caso de que no haya testigos que conozcan la firma y letra del testador,si dudan los examinados, o si el Juez lo estima conveniente, se solicitará el cotejo pericial de letras.Esta prueba tiene por objetola comprobación de la autenticidad del testamento, pero también, la capacidad del testador en el momento en que otorgó el testamento.

La impugnación de testamento ológrafo en Orihuela sobre la base de la falta de capacidad del testador ha sido frecuente a lo largo de mi experiencia profesional. Por ejemplo, en el caso de Don Narciso F.L. quien padecía alcoholismo crónico. Don Narciso vino a consultarme al despacho y con posterioridad tristemente se suicidó. Sus hermanos, que no habían resultado favorecidos por el testamento en que dejaba a una amiga un caudal relicto de 325.690 €, promovieron  la nulidad del testamento ológrafo cuestionando su capacidad para testar. En el caso de Don Narciso, se contó en el proceso con prueba pericial psiquiátrica que puso de manifiesto que en la enfermedad de Don Narciso había periodos de lucidez y que  el testamento no pudo ser redactado en una fase no lúcida, porque en éstas, las funciones motoras están profundamente afectadas.

Andrés Aniorte

Andrés Aniorte

Abogado especialista en herencias. Ha trabajado en multitud de casos de herencias y testamentos. Es especialista en derecho sucesorio, conflictos de herencias y demás asuntos relacionados con este área del derecho.
Andrés Aniorte

(Doy servicio a otras poblaciones:  Rojales, Orihuela Costa, San Miguel de Salinas, etc. (Vega Baja))

About Andrés Aniorte

Abogado especialista en herencias. Ha trabajado en multitud de casos de herencias y testamentos. Es especialista en derecho sucesorio, conflictos de herencias y demás asuntos relacionados con este área del derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation