Pasos a seguir tras el fallecimiento

Cuando muere una persona, es recomendable que sus herederos acudan a un abogado de herencias como el primer paso para iniciar el procedimiento de sucesión testada (si el fallecido tenía testamento) o intestada (si el fallecido no había otorgado testamento).

1.- Solicitud de certificados: Este es el primer paso que se debe realizar cuando fallece un familiar: la solicitud de certificados. El primer certificado será el de defunción, cuya expedición es gratuita y se puede realizar a través de internet, por correo o personalmente ante el Registro Civil.

El segundo certificado será el certificado del Registro General de Últimas Voluntades, a fin de conocer si el fallecido ha otorgado algún testamento y, si es así, cuántos testamentos (es necesario que pasen 15 días desde el fallecimiento). El último certificado es el de Contratos de Seguros de Cobertura en caso de fallecimientos, por si el fallecido había contratado algún seguro de este tipo.

2.- Si el fallecido tenía testamento, deberemos acudir al Notario donde lo realizó para que éste nos emita una copia autorizada del mismo. En el caso que el fallecido no hubiera otorgado testamento, se deberá realizar una declaración de herederos, que se podrá realizar ante notario en el caso que los herederos sean el cónyuge, los descendientes o ascendientes y en la que acudirán dos testigos que no sean familia que declararán que no existen más herederos.

En el caso que el fallecido no tenga cónyuge, descendientes ni ascendientes, se deberá realizar una declaración de herederos intestada ante el Juez. Se deberá iniciar un procedimiento judicial de declaración de herederos ante el Juzgado de Primera Instancia del último domicilio del fallecido. En este procedimiento, se debe acreditar que el fallecido no tenía testamento (mediante el certificado del Registro General de Últimas Voluntades) y que no hay más herederos. También se exige la presencia de dos testigos que hubieran conocido al fallecido.

3.- El inventario: Hay que conocer qué bienes ha dejado el fallecido en herencia, y tener en cuenta que el fallecido puede tener cargas, es decir, deudas. Por ello, es aconsejable que se acepte la herencia a beneficio de inventario y así, en el caso que el fallecido tuviera deudas, éstas se satisfarán con los bienes de la herencia y sólo hasta lo que alcance a pagar con dichos bienes. De esta forma, los herederos no responderán de las cargas del fallecido con su patrimonio personal.

4.- La liquidación del impuesto de sucesiones: El último paso es liquidar el impuesto de sucesiones, cuyo plazo es de 6 meses desde el fallecimiento y en la Administración de la última residencia del fallecido. No obstante, es posible solicitar que se prorrogue el plazo, en cuyo caso se aplicarán intereses de demora. Sólo cuando se haya liquidado el impuesto, se podrá acceder a los bienes hereditarios.