Abogado de herencias en Orihuela-Andrés AniorteA pesar de que mucha gente no es consciente de ello, el Derecho de familia en general y el sucesorio en particular, revisten en nuestro país una especial complejidad, que puede generar grandes problemas en el caso de no hacerse las cosas con el cuidado y los conocimientos adecuados. No son pocas las ocasiones en las que una persona acude a mi despacho.

Abogado de herencias en Orihuela.

Y es esa, el buscar asesoramiento especializado, una de las ideas más inteligentes que se pueden tener.

La regulación que la Ley hace de la herencia en España, exige tener en cuenta una serie de detalles que comúnmente se pasan por alto. Obviamente no se le puede exigir a todo el mundo que sea experto en Derecho. Si bien es cierto que todos tenemos un cuñado o un vecino que sabe más del tema que nadie, nunca está de más buscar asesoramiento especializado.

Una idea generalmente extendida es la de que los profesionales de esta especialidad son todos una suerte de abogados buscadores de herencias. Es cierto que la figura existe, pero se trata de una especialización dentro de la propia materia. Además, lejos  de lo que se suele leer en la prensa sobre el asunto, estos profesionales cumplen una labor bastante útil, encontrando a herederos que, de otra manera, nunca sabrían que lo son. La diferencia estriba en que sin ellos, una persona que podría no tener ni idea de sus derechos, puede recibir una cantidad de dinero importante, que en ocasiones ha alcanzado cifras superiores a los 100.000 €. Obviamente cobran unos honorarios por su trabajo, que suelen consistir en un porcentaje del valor de la herencia, pero el valor y la utilidad de sus servicios parece fuera de toda duda.

Abogado de herencias en Orihuela

Previendo el futuro:

Como también lo está el del resto de abogados expertos en herencias. A la hora de plantearse qué va a ocurrir con nuestros bienes cuando faltemos, lo primero que hay que plantearse es si merece la pena la redacción de un testamento. Mi opinión al respecto es sencilla: la única forma de que se conozca nuestra voluntad, más allá de futuras elucubraciones o de lo que imponga la Ley, es dejarla por escrito bien redactada.

No sólo estamos aquí ante una cuestión meramente formal o moral. Suele ser imprescindible para evitar problemas a nuestros seres queridos, en un momento ya de por sí difícil.

Aspectos como la determinación de quiénes son los legitimarios, a qué otras personas se les va a dejar una parte, qué bienes van a ser repartidos y cómo, si alguno de los legitimarios va a ser beneficiado con una mejora; e incluso, en casos que si bien no son frecuentes, pueden llegar a producirse, si se va a desheredar a alguien por alguna de las causas que nuestro Código Civil establece.

Ninguno de los puntos anteriormente citados debe hacerse a la ligera. Tanto su decisión, que sólo atañe al testador, como su redacción, deben ser meditadas con calma. Y una vez tomada, plasmarlo todo negro sobre blanco debe hacerse con especial cuidado, y siempre con la ayuda y el asesoramiento de alguien que sepa del tema, que esté habituado a hacerlo, y que conozca los problemas que pueden surgir y las soluciones que existen para evitarlos.

La mejor opción siempre es contar con abogados de derecho de sucesiones. Profesionales cuyo saber hacer y experiencia permiten no ya solucionar problemas, sino poner las bases para que no lleguen a producirse.

Cuando fallece el testador:

Pero el asunto es más extenso de lo que en principio pudiera parecer a personas no duchas en la materia. Con redacción del testamento no hemos hecho más que comenzar un proceso que continuará, tras el fallecimiento del causante, con la apertura del mismo. Hay que discernir quiénes son los herederos y legitimarios y ver qué bienes concretos se asignará a cada uno. No es un tema sencillo, ya que los valores de, por ejemplo, los inmuebles, pueden no ser los mismos que cuando el causante decidió asignarlos según sus cálculos del momento.

El siguiente trámite, imprescindible,  es el de la aceptación de la herencia o su rechazo. E incluso en el primer supuesto, esta puede hacerse de una forma simple o a beneficio de inventario, es decir, aceptando las deudas tan sólo hasta lo que os bienes recibidos puedan cubrir.

Las obligaciones que la adjudicación y aceptación de las mandas y legados suponen para los herederos pueden ser varias y dependerá del tipo de bienes o derechos recibidos. De igual forma, cómo disponer de ellos, la forma jurídica que demos a esta decisión, puede suponer grandes diferencias para cada persona.

Y por último, queda el asunto fiscal. Aquí se hace especialmente patente la necesidad de contar con un buen asesoramiento. Las normas fiscales difieren de unas comunidades autónomas a otras, y no es raro el caso en que hay que aplicar la de más de una en la misma sucesión. Una liquidación del Impuesto de Sucesiones mal planteada puede suponer quebraderos de cabeza y problemas importantes, por no hablar de otros tributos que también pueden aplicarse como el Impuesto de Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, lo que coloquialmente se conoce como Plusvalía.

Un abogado de herencias en Orihuela puede resolver problemas familiares

En busca de un abogado de herencias en Orihuela

Un ejemplo real:

Comentaba al principio que no es extraño que personas acudan a mi despacho en busca de un abogado de herencias en Orihuela. No hace demasiado, D. Joaquín H. L. requirió mis servicios para un asunto bastante delicado, relativo al reparto de bienes de una herencia.

Existía testamento, por supuesto, pero en él, el causante había dispuesto un reparto de los bienes basado en el valor de los mismos. Esta es una práctica usual y no está mal, a priori. Sin embargo, como ya comenté que podía suceder, el valor de estos vienes había sufrido una fuerte variación, especialmente en lo que se refiere a los inmuebles situados en núcleos urbanos.

Joaquín se sentía agraviado por el reparto efectuado, y deseaba que se reasignasen los bienes para cumplir con la voluntad de su padre de legarlo todo a partes iguales a sus hijos.

Por supuesto, sus hermanos se negaban. Digo por supuesto no porque ésta deba ser siempre la costumbre, sino porque de otra forma  no hubiera existido razón alguna para que D. Joaquín buscase defensa jurídica. Lo que alegaban el resto de herederos era que, si bien era cierto que con la valoración actual, mi cliente salía perjudicado, habría que entender que era porque el fallecido había decidido aumentar la parte del resto, en forma de mejora de la legítima.

Sin embargo, la ley es tajante en el sentido de que la mejora nunca se puede suponer, sino que debe ser expresa. Dado que no quedaba margen para el porcentaje (1/3) de bienes que se permite legar como libre disposición, porque ya se había dejado a otras personas, el resultado fue claro, y a nuestro favor. La diferencia, lo que D. Joaquín salió ganando, se valoró en algo más de 14.000 €. Que supuso la diferencia entre estar asesorado, y no estarlo.

Andrés Aniorte

Andrés Aniorte

Abogado especialista en herencias. Ha trabajado en multitud de casos de herencias y testamentos. Es especialista en derecho sucesorio, conflictos de herencias y demás asuntos relacionados con este área del derecho.
Andrés Aniorte

(Defendiendo con éxito a clientes también de: Albatera, Rojales, Catral etc. (Vega Baja))

About Andrés Aniorte

Abogado especialista en herencias. Ha trabajado en multitud de casos de herencias y testamentos. Es especialista en derecho sucesorio, conflictos de herencias y demás asuntos relacionados con este área del derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation